Buscar
24 de noviembre de 2014
facebook
YouTube
Twitter
rss
Blog de la ONE
Inicio   |   Mapa del Sitio   |   Contactos  
Usted está en : Portada
información
Productos
Servicios

Registro Nacional de Establecimientos IX Censo Nacional de Población y Vivienda 2010 VIII Censo Nacional Agropecuario 2014 Plan Estadístico Nacional Encuesta Nacional de Actividad Económica (ENAE) Encuentros Interinstitucionales ONE Informativa Programa de Encuestas Periodicas Observatorio de la Sociedad de la Información y el Conocimiento de República Dominicana (OSIC-RD) Dias Conmemorativos


ONE fortalece Unidad que configura geográficamente los límites y linderos del país
Compartir
La República Dominicana cuenta con 386 demarcaciones municipales, distribuidas en 154 municipios, 231 distritos municipales más un Distrito Nacional, según las leyes  emanadas del  Congreso Nacional y promulgadas por el Poder Ejecutivo, desagregación generada por la División de Límites y Linderos del Departamento de Cartografía de la Oficina Nacional de Estadística para la División  Territorial del IX Censo Nacional de Población y Vivienda 2010. En comparación con las 225 existentes en el año 2002, cuando se levantó el censo anterior, se registra una diferencia de 161 demarcaciones municipales nuevas, lo que equivale a un aumento porcentual de 41.71% en tan solo 8 años. Lo anterior, sin embargo, puede producir una imagen distorsionada del crecimiento urbano y la realidad demográfica del país.

Considerando que en la creación de una demarcación territorial intervienen diferentes factores como el cultural, geográfico, histórico, demográfico y económico, en nuestro país los aspectos político-coyunturales se superponen a estos factores y se incrementa de manera desproporcionada la división territorial, compartimentando a la población en comunidades que muchas veces carecen de los servicios mínimos como son agua potable, vías públicas pavimentadas, escuelas, hospitales, entre otras.

Para inicios del siglo XX, en 1907, el territorio nacional se dividía en 12 provincias y 67 comunes. Para 1939 el país se encontraba dividido en un Distrito (Santo Domingo, nombre que se le asignó por ley en aquella época), 15 provincias, 80 comunes y 6 distritos municipales. El país experimentó una considerable fragmentación durante la dictadura de Trujillo, período que se caracterizó por asentamientos, movimientos migratorios y nuevas demarcaciones que cambiaron significativamente el mapa político administrativo dominicano.

En épocas más recientes, la elevación antojadiza de distintas demarcaciones a categorías territoriales  que no les corresponden, ha hecho que sucesivamente se contradigan las leyes, la misma Constitución de la República y el Congreso Nacional que las crea; muchas veces esto ha devenido en conflictos entre las autoridades municipales con la administración central del Estado y el Poder Ejecutivo, por temas como planificación,  cobro de arbitrios, presupuestos, inversión pública,  desarrollo económico y urbano, sin que haya primado siempre el bien común, sino el político o particular.

“Cuando se eleva a una comunidad de categoría, por ejemplo de rural a urbana, se consideran múltiples factores que afectan a la población; no es asunto de una simple denominación o de quien saldrá beneficiado. La misión de la ONE es suministrar informacion estadística y geográfica a aquellas entidades tomadoras de decisiones relativas a demarcaciones municipales, como son los ayuntamientos y el Congreso Nacional.”

La afirmación es del licenciado Pablo Tactuk, quien como Director Nacional de Estadística ha impulsado una reestructuración y modernización de la producción cartográfica, poniéndola al servicio del desarrollo nacional, las instituciones públicas y los usuarios particulares. La ONE estableció acuerdos y convenios interinstitucionales y multilaterales para que las mejoras, en cuanto a la disponibilidad de cartografía, impactaran favorablemente a la ciudadanía. Es oportuno señalar que toda nueva demarcación afecta al presupuesto, a la administración local y al sistema electoral y el judicial.

En vista de esta situación, la Oficina Nacional de Estadística, a través de su Departamento de Cartografía, ha fortalecido su capacidad técnica para los fines propios de la cartografía censal con miras a mejorar la producción de los censos nacionales, las encuestas de carácter oficial    y los registros administrativos de las instituciones que conforman el Sistema Estadístico Nacional, así como para apoyar la planificación y la toma de decisiones del Gobierno dominicano. A la vez, ha mejorado el levantamiento de los límites y linderos, con el objetivo de orientar a las autoridades municipales y directores de Juntas Distritales respecto a los límites de sus comunidades.

Antecedentes de la División Territorial

Dado que la Oficina Nacional de Estadística es la responsable del levantamiento de los censos nacionales y rectora del Sistema Estadístico Nacional, el Departamento de Cartografía ha ido fortaleciéndose y equipándose para cumplir con los requerimientos y demandas del levantamiento de la cartografía censal, encuestas e investigaciones, tanto de los analistas de la ONE como de las demás dependencias del Estado, así como también de particulares y la ciudadanía en general.

A partir de 1920, se empezaron a realizar los censos nacionales; a partir de esa fecha, se está realizando la División Territorial, siendo el soporte principal para el levantamiento de los datos censales y posteriormente la codificación de demarcación territorial para la publicación de los resultados del censo. En ese entonces se desagregaba hasta comunes; actualmente las unidades territoriales se desagregan hasta barrios en la zona urbana y  parajes en la zona rural.

La División Territorial era una función de los desaparecidos Instituto Geográfico Militar y Cartográfico Militar, los cuales normaban los nombres geográficos. Durante los primeros censos, hasta el año 1970, la ONE se apoyaba en los planos actualizados por dichos institutos, fecha en que cambian de nombre por el actual  Instituto Geográfico Universitario, con el cual la ONE establece nuevas relaciones para el levantamiento de la base cartográfica censal.

Para el año 1981, ante la necesidad de representar a la población en cada una de sus comunidades y ante la ausencia de una división territorial vigente en esa fecha, dado que el referido instituto carecía de fondos para su actualización, la ONE generó el listado de códigos de la División Territorial.

Hasta el año 1993, los datos cartográficos solo eran de consulta interna a nivel técnico en la Mapoteca, que trabajaba para fines exclusivamente censales y para consulta de usuarios expertos. Como política de difusión, las autoridades dispusieron producir CD interactivos para la venta a usuarios y estudiantes.

En el año 1995, la institución pública, por primera vez, el libro División Territorial. Para 1997, la ONE y el Instituto Geográfico Universitario (IGU) firmaron un convenio institucional para representar los códigos de las unidades de la División Territorial en el mapa topográfico del IGU. Era la primera vez que ambas instituciones trabajaban juntas para generar los mapas provinciales según la división territorial de cada provincia. Como resultado se generaron ese año 30 mapas provinciales.

“Desde entonces la explotación de los datos censales a nivel territorial ha sido una necesidad, pasando de ser sólo un recurso auxiliar de Censos y Encuestas a una herramienta vital para el análisis geoespacial . Dichos análisis arrojan informaciones como las siguientes: expansión urbana, ranquin barrial, vialidad urbana, grupos socioeconómicos, atlas de digitalización cartográfica nacional, y mediante todo esto se obtienen inferencias de aspectos socioeconómicos, demográficos y espaciales”, sostiene el licenciado Juan Arias, encargado del Departamento de Cartografía de la ONE.

Un ejemplo de los beneficios de la explotación cartográfica es la Metodología del Déficit Habitacional, recientemente elaborada por el Departamento de Investigaciones de la ONE, partiendo de la ubicación geográfica urbana.

Lo que dice la Ley sobre División Territorial

Desde 2002, el país fue fragmentándose de un modo exorbitante; en ese año, había 125 distritos municipales y 99 municipios; y para 2006, en apenas 4 años, había 226 distritos municipales, 153 municipios y un Distrito Nacional.

La promulgación de la ley 176-07 del Distrito Nacional y los Municipios, en 2007, frenó un poco las elevaciones territoriales. Dicha ley fortalece la labor de la División Territorial que ejerce la ONE, delimitando funciones en los aspectos urbanos y administrativos en lo que respecta a divisiones dentro del espacio geográfico. Mediante ordenanza, los ayuntamientos podrán determinar los límites de sus áreas  urbanas, así como establecer divisiones de carácter administrativo en su territorio. Para la creación de nuevos municipios deben tener una población superior a 15,000 habitantes.

“A nivel de todas las unidades territoriales, la ley es quien crea y establece los límites entre las provincias, municipios, secciones y parajes. Determina el núcleo urbano en el que los ayuntamientos tendrán su sede.  Por tanto,  lo que disponga la ley en cuanto a la creación, modificación de cualquier unidad territorial, o segregación de parte de su territorio, es lo que tomamos como base para modificar la División Territorial”, afirma la licenciada Jacqueline Henríquez, encargada de la División de Operaciones Cartográficas y  Límites y Linderos.

Para la creación o modificación de un Municipio o Junta Distrital, dice la licenciada Henríquez,  “se debe justificar que tiene la capacidad y los recursos suficientes para el cumplimiento de sus competencias y atribuciones”.

Con esta nueva normativa, la ONE debería tener una participación más activa en este proceso, porque lo usual era que las autoridades locales y municipales solicitaban al Congreso Nacional la promulgación de una ley sin antes verificar los límites y linderos con los datos registrados por la cartografía nacional.

En el Congreso Nacional, la Comisión Permanente de Asuntos Municipales debe consultar en la etapa de la discusión de un proyecto de ley sobre territorio, a uno o varios  representantes de las siguientes instituciones: Ministerio de Interior y Policía, Instituto Geográfico Universitario, Instituto Cartográfico Militar, Liga Municipal Dominicana y Oficina Nacional de Estadística.

Según la ley No. 5096, del 3 de marzo 1959, la ONE  tendrá a su cargo todo lo relativo a Censos Nacionales. La ley actual sobre el Distrito Nacional y los municipios, citada en este documento, al igual que las anteriores, establecen que la asignación presupuestaria de los municipios será de conformidad con los resultados del censo nacional de población y vivienda vigente a la fecha; por tal razón, la ONE formó parte de la Comisión Nacional de Límites Geográficos, siendo la única instancia oficial que en la actualidad refleja los límites territoriales según las leyes y las resoluciones.

La ONE tiene como rol  el trabajo de campo o descenso en terreno para identificar y validar, con las autoridades municipales, las demarcaciones territoriales, obteniendo una base cartográfica actualizada que sirve de base para la elaboración de la cartografía censal, lo que permite suministrar los datos poblacionales desagregados a  nivel de barrio o paraje. Es por esto que la División Territorial que genera la ONE es la fuente fundamental para la  planificación, tanto de los gobiernos locales como del gobierno central, en lo que respecta a información distribuida según las unidades territoriales. 


 










Av. México esq. Leopoldo Navarro, Edif. de Oficinas Gubernamentales Juan Pablo Duarte, Piso 9,
Santo Domingo, D.N., República Dominicana. Telf : 809-682-7777
©  Algunos derechos reservados